Conoce los pros y contras de usar las tarjetas y efectivo

1. Practicidad

Ambos métodos representan una buena forma de contar con dinero en diversas situaciones. El efectivo te permite más flexibilidad en lugares donde no cuentan con sistemas de pago con terminal. Además de que, aunque no encuentres cajeros cercanos, siempre tienes la opción de servicios que te llevan dinero en efectivo donde sea que estés.

Las tarjetas de crédito te brindan la facilidad para suscribirte a alternativas que pueden hacerte más sencillo varios trámites. Además de realizar pagos de luz, agua y gas en línea, puedes contratar servicios que por una tarifa mensual llevan a domicilio tu súper o cualquier otro pedido, haciendo más eficientes tus gastos y ahorrando tiempo.

2. Capacidad de gasto

Pagar con tarjeta es mejor para una compra fuerte, pues da la opción de planes de pagos en meses sin intereses. En cambio, es preferible optar por efectivo para pagar cosas pequeñas, ya que tener a la mano una gran cantidad de dinero puede ser un poco riesgoso, sin mencionar que así puedes dejar propinas.

3. Administración de tus finanzas

Si bien es común culpar a cada forma de pago, en realidad depende mucho más de tu cultura financiera y los gastos hormiga que no tienes en cuenta.

Dice Sebastián Mejía:

En ese sentido, la respuesta sobre cuál es mejor es: ambos. No hay una regla escrita sobre cuál te conviene más, ya que esto depende mucho de tu propia manera de gastar. Lo más importante es que busques opciones de compra que te den la flexibilidad de recurrir a ambos y seas más consciente de tus desembolsos”.

Información: El Financiero
Imagen: Pixabay

Comentarios
Cargando